¡Sigue el blog!

Prólogo

PRÓLOGO
TAN SOLO PERMÍTEME…


Las nubes danzan sobre la ciudad y forman aros grises que rodean la torre del templo. Las espadas son truenos que ahogan los gritos de los guerreros. Cuando todo tiembla alrededor, cuando todo está al borde del precipicio, se deja de lado hasta lo más importante. Por eso no los culpo por haberse olvidado de él.
De Sigurd.
Hace tiempo que guarda silencio y eso no presagia nada bueno. Se supone que es nuestro aliado, ¿pero entonces por qué no está devorando almas vanirianas?
¡Ja! No es como si me preocupara demasiado por mi alma. Por lo que he escuchado, todos los aesirianos terminamos en el mismo lugar al morir: un inframundo donde sufren tanto justos como pecadores, niños como ancianos. Un limbo donde poco a poco perdemos el juicio y olvidamos quiénes éramos en vida. Es parte de nuestra maldición.
Si los Dragones vuelan esta noche quizá esas almas atrapadas podrán descansar en paz. Quizá quienes mueran hoy –y no sean devorados por Sigurd– se re-encontrarán con sus antepasados con el juicio claro y el orgullo hinchado.
Pero de seguro mi alma no lo logrará.
En el mejor de los casos irá al estómago de Sigurd cuando el muy maldito se quite la máscara y ataque a todos por igual, vanirianos y aesirianos. Pero si muero y mi alma no es capturada, iré a ese inframundo del que he escuchado. O el Universo me tratará como lo merezco y me dará pase directo al Infierno, que es un millón de veces peor que el limbo en el que yacen los aesirianos que han muerto desde que Dios nos maldijo.
Mi alma no tiene salvación.
Está manchada por todos mis pecados.
Pero aun así lucho por un rastro de esperanza.
Solo quiero ver por un momento el resplandor que surgirá de la espalda de los príncipes portadores. La Profecía dice que esa luz le dará la salvación a mi gente. Solo pido eso: saber que los aesirianos encontrarán el perdón de Dios con el cumplimiento del Pacto que él mismo nos dio. Para eso mis amigos y yo hemos trabajado, sacrificándonos de mil modos distintos.
Para eso hemos muerto en más de una forma.
Sé que es cruel para los príncipes. Lo sabíamos desde hace mucho tiempo, incluso antes de que nacieran. Pero aun así estuvimos dispuestos a envenenarnos, a aceptar que sus expresiones se llenasen de repulsión al mirarnos. Aprendieron a vernos mejor. En cada ocasión descubrieron nuevos trazos de los monstruos que en realidad somos. Pero lo aceptamos, porque alguien tenía que mancharse las manos y poner todo en marcha.
Si debo ser sincero, estoy nervioso. En toda batalla importante es difícil tomar las armas sin dudar, sin temer. El día que un General no tenga miedo en una pelea será el día en que deje de importarle la victoria y su vida. Supongo que entonces sí me importa vivir, que no soy tan indiferente a la muerte a pesar de que merezco estar bajo tierra desde hace mucho.
Pero la verdad es que… no quiero morir sin antes escuchar esas palabras. «Te perdono».  «Te amo». Me estremezco cuando pienso en lo que me espera al otro lado del claro. Me horroriza saber que estoy destinado a sufrir por el resto de la eternidad. Pero me enfrentaría gustoso a todos los demonios, torturas y llamas ardientes que me esperan si escuchara esas palabras.
Ya no tendría miedo.
Un gran rey cayó hoy y otro se ha alzado en su lugar. A pesar de la pérdida todas las piezas están en su sitio. Así lo quiso el Emperador Kardan. Perdón, como lo quiso el anterior Emperador Kardan. El nuevo rey mantiene el plan de su padre. Los Dragones están en el templo de la ciudad de hierro, plata y jade. La profetisa nos asiste en la batalla. Los diez mil guerreros del Ejército de Aesir luchan hombro a hombro, cada uno con el poder de su estrella. Y la corona y la espada del Trono Aesiriano están en su lugar. Si todo sale bien ni las mangodrias sobrevivirán a nuestra estrategia.
¿Entonces por qué parece que nada saldrá de acuerdo al plan? ¿Por qué tengo esta horrible sensación? Los vanirianos saben que no lo lograrán. Luchan pero no pueden ganarnos. ¡Los derrotaremos! ¿Entonces por qué…? ¿Será posible que al final los Dragones nos traicionen? ¿A pesar de todo el sacrificio y la sangre derramada para llegar a este día? ¡El tiempo se ha acabado! ¡No tendremos un mañana a no ser que ellos nos salven! ¿Es que los aesirianos no lo merecen? Sé que yo no, ¡pero no soy el único aesiriano!
¡Hay tantas almas atrapadas en el limbo, locas y abandonadas, que tienen la esperanza de que su sufrimiento en esa tierra extraña acabe!
Nadie más lo ha notado. Nadie más teme perderlo todo aunque se gane la guerra. No se trata solo de quién vive y quién muere, sino también de cuál alma perpetuará su existencia y cuál no. Se trata de seguir existiendo pese a morir.
O desaparecer por completo, como si nunca se hubiese existido.
Dios, ¿por qué nos encomendaste una maldición tan cruel? ¿En verdad la merecimos? ¿Fue por eso que enviaste a criaturas como Vanir y Sigurd, para darnos una muerte larga y espantosa? ¿Acaso nos diste la Profecía para sentir esperanza y después perderla? No hay nada tan doloroso como tener sueños e ilusiones y perderlos todos en un abrir y cerrar de ojos.
Al fin y al cabo eso es lo que defendemos esta noche: que nuestras ilusiones se cumplan. ¿Cuáles sueños sobrevivirán y cuáles se extinguirán? ¿Los de los vanirianos, los de los aesirianos o los de los Dragones?
Si me permites soñar una última vez antes de morir, ¿podría el sueño incluir mis tres deseos más grandes? ¿Podría escuchar sus palabras de perdón? ¿Podría ver la luz brotar de mis príncipes? ¿Podría…?
Ah… Lo he olvidado. Estaba seguro de que había algo más. Ja. Los años le han cobrado factura a mi memoria. Lo siento, Dios, he perdido mi tercer deseo y duele mucho. Si lo merezco déjame ser feliz antes de que me lances a las llamas del Infierno. Eso no lo rechazaré. Lo acepto y lo sé.

«Tan solo permíteme…»

Alrededor, las espadas dejaron de enfrentarse, los soldados dejaron de gritar, el viento dejó de soplar. Solo eran él, una mujer y el niño que ella cargaba en brazos: un bebé castaño.
—Tan solo permíteme recordarla… —susurró el General mientras bajaba la espada.
Estaba allí, tan fresca y linda como siempre, tan hermosa como una promesa y tan conmovedora como el alba. Caminó hacia él y le puso la mano sobre la mejilla con cariño, como solo ella sabía hacerlo, con el poder de borrar lo malo y lo terrible con una caricia.
—¿Por qué permití que te olvidara?
—Shhh… —lo consoló con una sonrisa. Luego le enseñó al bebé, tan feliz y orgullosa que parecía hecha de luz—. Al fin te lo he dado. Cuídalo por mí. No podré estar cerca porque debo regresar al amo. No lo veré crecer, pero tú sí.
Acercó sus labios a los de él y los acarició con ternura y pasión. Ese sería su último beso, la despedida. Ella susurró su nombre, pero la voz se desvaneció en la brisa y quedó ahogada por los soldados, que gritaron de nuevo.
Él permaneció en silencio, con una mano apenas sosteniendo la espada y con la otra cargando al niño. Aun así sonrió.
Su tercer deseo se había cumplido.

"Los Hijos de Aesir: Guerra en tierra maldita" © 2008-2017. Ángela Arias Molina

8 comentarios :

  1. Hola angela!

    tanto tiempo sin poder pasar por aqui, pero no he tenido el tiempo suficiente.

    Vengo y me encuentro con que ya estrenaste tu nueva presentacion del blog. Tengo algunos comentario sobre lo que seria la conclusion de "los 3 dragones", pero ese lo dejare ahi.

    En cuanto a este prologo, me ha gustado, al principio me medio enrede. Pero ya me desenrede y no se porque pero tengo la sensacion de que ese bebe al que haces referencia es mi amor Darius vdd? despues de todo, si a lo que eh logrado entender entre lineas, Darius es hijo del general enlil - que es Aesiriano- y de aquella mangodria de la que sigfrid hablo hace algunos capitulos, o esqe yo alucinee ii me confundi?

    en fin... cuando tenga mas tiempo dejare un comentario mas extenso y productuvo.


    pdt: En vdd no tengo disculpa por mi retrazo en publicar, espero y me puedas disculpar.

    ResponderEliminar
  2. Hola Annie. Primero, disculpa. El que estés algo confundida es mi culpa por no haberme dado a entender correctamente en capítulos de "Los Tres Dragones".

    No, el bebé que aparece en este prólogo NO es Darius. Y sí, Darius es hijo de Enlil pero su madre era una profeta aesiriana. Recuerda que para Sigfrid es inconcebible que un aesiriano y un vaniriano se junten y tengan hijos (aunque sí pasa). La mangodria que creías que era madre de Darius, y a la que hizo referencia Sigfrid en capítulos anteriores, no está emparentada a Darius por sangre aunque sí tienen una leve y lejana relación...

    Ehhh....esto lo quería guardar para después pero mejor te lo voy a contar... Esa mangodria es...No, mejor me espero a que te des cuenta después...O no, mejor te lo digo ya...¡Oh, Dios! Bueno, ok...mejor te voy a dejar en el punto medio: te voy a dar una pista.

    ¿Recuerdas que cuando Sakti y Adad conocieron a Darius éste les confío a ambos que su esposa era mitad vaniriana y, que por tanto, sus hijos (o sea, Airgtelam, Dagda, Zoe y los demás) también tenían sangre vaniriana? ¿Por qué crees que la mangodria de la que habla Sigfrid desapareció de la noche a la mañana? Esto es algo que, en realidad sale en el próximo volumen ("El reino de las Arenas") así que todavía no tengo intenciones de entrar en muchos detalles, ¡pero ya te di una súper-mega pista y un súper-mega adelanto!

    Mil gracias. Esperaré con ansías saber qué piensas del final de "Los Tres Dragones" y qué crees que podría mejorarle. Ciao, y nos leemos ;)

    ResponderEliminar
  3. Saludos Ángela, di con este blog desde el de Susana ;)

    Decierte que tienes un blog muy currado, y que a ver si saco tiempo y leo algo, (tus entradas son muy largas y ando muy mal de tiempo estos días).

    Venía mayormente a pasarte la dirección de un blog donde se están recopilando todas las novelas blog de habla hispana.

    Creo que si quieres lectores te puede interesar bastante, (yo al menos lo noté en la mia)

    http://blognovelas.es/

    Tienes por ahí una ficha para incluirte a ti misma ;)

    Y bueno invitarte a pasar por cualquiera de mis blog, o el de la novela, o el comunal ;)

    Ah, y te enlazó en mi blog.

    Un beso. Nos leemos ;)

    ResponderEliminar
  4. Muchas gracias, en seguida me visito el directorio de novelas que me has recomendado y tu blog. Por favor ten paciencia con el mío si te animas a leer mi historia. De verdad que no soy tan buena como Susanita ;) Y claro, te devuelvo el favor y te enlazo.
    Ciao ;)

    ResponderEliminar
  5. Yo otra vez ;)

    Ya me lo he leido. Y bueno es pronto para decir nada. Aunque hubo partes que me agradaron. Si tengo un rato a ver si le puedo pegar un repasillo y te señalo algunas cosillas que no me parecieron muy correctas, si no tienes inconveniente, claro está) ;)

    Te adelanto que los guiones de dialogo están mal, y que creo que hay alguna palabra que creo que confundes con otra, como "fulgor" que puesto en lo de la batalla no me pega demasiado, creo que la palabra que buscas es "fragor", o al menos es la que yo pondría. ;)

    En cuanto a Susana, pues la verdad es que cogió mucha soltura en poco tiempo. Todo un logro, la verdad. Se ve que se toma esto muy en serio.

    En cuanto a mi novela, por si decides pasarte, decirte que al princiio puede resultar un poco durilla a algunos lectores, por el lenguaje y las estructuras tan de epoca, pero todo el que pasó de las primeras paginas dice acostumbrarse rapido y cogerle el gustillo. ;)

    Venga un beso. Nos leemos:)

    ResponderEliminar
  6. ¿Fragor? La palabra ni la conocía XD Pero adelante, has los comentarios que creas pertinentes, que se te agradecen un montón :p

    Nada más te voy a decir algo: éste es el prólogo del segundo volumen. Para empezar desde el principio-principio (valga la redundancia) debes irte a: http://aesir-3dragones.blogspot.com/2007/07/1.html

    Ahí empieza toooooda la historia, pero te advierto: no está muy guay, debo editar y verás (por lo que dice en el menú de capítulos) que ya hay algunos capítulos editados. Ahí ni siquiera verás guiones de diálogo...Hmmm...debería subir la versión con los guiones, iré a hacerlo de inmediato

    Las observaciones que puedas hacer serán muy bienvenidas, que las críticas constructivas siempre nos ayudan a mejorar y espero aprender mucho de ti.

    Ciao, y espero leerte pronto ;)

    ResponderEliminar
  7. ¿Fragor? La palabra ni la conocía XD Pero adelante, has los comentarios que creas pertinentes, que se te agradecen un montón :p

    Ok, pues cuenta con ellos ;)

    Nada más te voy a decir algo: éste es el prólogo del segundo volumen. Para empezar desde el principio-principio (valga la redundancia) debes irte a: http://aesir-3dragones.blogspot.com/2007/07/1.html

    ok, guardada direccion en favoritos

    Ahí empieza toooooda la historia, pero te advierto: no está muy guay, debo editar y verás (por lo que dice en el menú de capítulos) que ya hay algunos capítulos editados. Ahí ni siquiera verás guiones de diálogo...Hmmm...debería subir la versión con los guiones, iré a hacerlo de inmediato

    por ahí te dejo un enlace a la mejor pagina que encontré sobre el tratamiento de los guiones ;)

    http://axxon.com.ar/t-guionado.htm

    Fuera parte de eso, en Áxxon encotraras mucha información muy util ;)


    Las observaciones que puedas hacer serán muy bienvenidas, que las críticas constructivas siempre nos ayudan a mejorar y espero aprender mucho de ti.

    Ciao, y espero leerte pronto ;)

    Se hará lo que se pueda, aunque yo lo pocoque sé lo aprendí solo, y soy algo burro, jejeje.Yo esperaba a leer algo mio antes de ponerte en mis manos, jajajaj :P

    por ahí te dejo un par de paginas que te pueden ser muy utiles.

    Esta primera es diccionario, busqueda de sinonimos, en muestra las palabras en contexto:

    http://www.wordreference.com/definicion/

    Y esta segunda es un corrector, bastante más completo que el que trae el word, sobre todo si te suscribes,puesto que te da opciones alternativas. Además te deja descargartelo un mes de prueba.

    http://stilus.daedalus.es/stilus.php

    Espero te sean de ayuda ;)

    Venga un beso. Nos leemos.

    ResponderEliminar
  8. Uy, sí. Tenés toda la razón con lo de los guiones. Me encanta la explicación fácil de esa paginita, ahora debo cambiar tooooodos los capítulos :s

    Mil gracias por las otras direcciones, ahí les echaré un vistazo en cuanto pueda.

    Y ya empecé a leer tu blog, pero creo que todavía no voy ni por la mitad. Lo importante es que ahí voy :D En cuanto pueda te dejo un comentario :3

    Muchísimas gracias por todo, nos leemos. Ciao ;)

    ResponderEliminar

¡Hola! Muchas gracias por leer este capítulo de "Los hijos de Aesir". Puedes ayudar a la autora al calificar la lectura en la barra de calificación (está un poquito más arriba). O mejor aún ¡deja un comentario! Toda crítica constructiva es bienvenida. ¡Muchas gracias!
*Los trolls no serán alimentados*

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
¡Sigue el blog!